Slider

Retratamientos

Cuando hay que rehacer una endodoncia que esté dando problemas como dolor o hinchazón o bien que tenga lesión periapical. En ocasiones cuando hay una restauración desajustada que facilita la contaminación interna de un diente con endodoncia, se puede también indicar el rehacer el tratamiento.

Retratamiento de conductos

El retratamiento de conductos debe ser siempre la primera opción terapéutica para salvar un diente donde ha fracasado un tratamiento de conductos previo. Este procedimiento consiste inicialmente en la remoción del contenido presente en los conductos, con el propósito de lograr una nueva limpieza y conformación de esta área, para posteriormente proceder a un nuevo relleno y sellado. En un número muy importante de casos puede corregirse por esta vía la causa que provoca el fracaso previo (conductos sin tratar o tratados de forma incompleta, entre otros) y de esta forma se crean condiciones que permiten recuperar la salud. Pero, por otra parte, es posible que aún rehaciendo el tratamiento de conductos previo la lesión no cure y se requiera de un complemento quirúrgico. Aún en esta circunstancia es preferible haber modificado el tratamiento de conductos anterior, pues al mejorarlo en alguna medida, se tienen mejores posibilidades de éxito en la cirugía.
Es también importante saber que existen situaciones donde es prudente recomendar la optimización de la condición endodóntica a través de un retratamiento de conductos. Casos donde se tiene incertidumbre sobre el estado interno del diente o de los resultados del procedimiento inicial, aunado a otras variables, como lo puede ser la consideración de una nueva restauración, hacen adecuada y oportuna la búsqueda de la disminución del riesgo de complicaciones posteriores.

Cirugía periapical

La cirugía periapical es una opción terapéutica indicada cuando existe alrededor de las raíces una lesión de origen endodóntico que no ha sido corregida con un retratamiento de conductos adecuado o donde se presenta una condición en el diente que no hace prudente o factible la realización de otro procedimiento endodóntico (por ejemplo, casos donde exista una obstrucción de los conductos o una anomalía que impida el acceso y tratamiento de la totalidad de los mismos).
En vez de abordarse el problema desde el interior del diente, la cirugía periapical tiene acceso a la lesión a través del hueso directamente en la periferia de las raíces, separando la encía. Durante el acto se identifica y elimina la lesión. Si esto ocurre al final de la raíz, se acostumbra seccionar y extraer una muy pequeña porción de su extremo (apicectomía). Usualmente a este nivel se prepara una pequeña cavidad y se rellena con un material especial, con el propósito de sellar los conductos y prevenir la filtración de elementos contaminantes desde el interior del diente hacia los tejidos de soporte (retro-obturación).

Muchos dientes permanentes se pierden cada año por un golpe. Tanto en niños como en adultos existe el riesgo. Realizando un adecuado procedimiento de emergencia, un diente que ha sido eliminado de su alveolo por un golpe o accidente muchas veces puede ser reinsertado con éxito en su alveolo por muchos años.
Lo importante para tener un porcentaje de éxito más alto es importante seguir los siguientes pasos

Mantener la calma.

Recoger el diente tomándolo de la corona (la parte del diente que se ve cuando nos vemos al espejo), NO por la raíz para evitar manipularlo lo menos posible y poder aumentar las posibilidades de éxito.
Si está sucio el diente enjuagar solo con agua, sin tocar ni usar jabón u otro tipo de sustancias químicas. NO secarlos NO envolverlo.
De ser posible reposicionar nuevamente el diente en el alveolo lo más rápido que se pueda así aumentamos las posibilidades de éxito.
Si no lo puede reposicionar se debe mantener el diente en un medio húmedo como: Leche, dentro de la boca (al lado de la mejilla), en suero fisiológico o si ninguno de estos medios es posible en agua con una pizca de sal si es posible.
Visitar inmediatamente con dentista general o un especialista en endodoncia dentro de los primeros 30 minutos. Pasado este tiempo las posibilidades de éxito empiezan a disminuir.